HOLA ¿COMO ESTAIS?

Hola, soy Jorge del Nozal, un amante de la poesía como vosotros y me he decidido a crear este espacio para compartir mi afición y poder llegar con mi voz y mi palabra a todo el mundo.

Os invito a que disfrutéis y compartáis conmigo este sentimiento convertido en palabra y voz.

En el blog encontraréis una recopilación de mis mejores poesías además de poder escucharlas a viva voz recitadas por mí. También me animaré a recitar a los grandes poetas que me inspiraron así como cualquier material que considere interesante.


Por último, pongo mi voz al servicio de todo aquel que quiera ver transformados sus poemas en poesía recitada.

Espero que disfrutéis y os relajéis con los contenidos y os hagan olvidar, aunque solo sea por un breve momento, los problemas de la vida cotidiana.

Gracias por visitarme y por vuestra participación.


Jorge

Seguidores

domingo, 16 de octubre de 2011

Poema 34: Aprendiendo a vivir (Jorge del Nozal)

Oleo de Jorge del Nozal



APRENDIENDO A VIVIR

Cuanto he luchado por ser,

el primero de la escuela

Sin comprender que la sed,

No es la falta,

Es la espera.

Que el hambre

No es la escasez,

Es el hastío, la pena.

El sentir el corazón

Sin sangre para las venas.

Cuanto tiempo deseando

ser lo que yo no era,

que es el principio sin fin

en las luces de la sombra.

No puedo estar junto a mí

Me separan las palabras,

Solo tengo que fingir

Y encontrarme a mí, mañana

Levantarme y sonreír

Al espejo de mi alma.

Ver mi silueta y sentir

Sin tener que ver mi cara.

Recordar que estoy aquí

Y no en mis sueños de infancia

Abrazarme y comprender,

Que la vida nunca es tuya

Si no tienes el valor

De querer a quien te enseña.

Que no es otro mas que tú

Cuando aprendes con tu pena.


2 comentarios:

Isabel Martínez Barquero dijo...

¡Precioso!

María dijo...

Me gusta detenerme en tus entradas, y escuchar tu voz en tus poemas, y contemplar tus lienzos, Jorge.

Hoy he disfrutado y he descubierto parte de tu arte.

La vida es un constante caminar, caer para volverse a levantar, y aprender de nuestros errores, y aprender de nuestros pasos, y aprender a sonreir cada mañana porque cada mañana es un dar gracias a la vida.

Un beso.