HOLA ¿COMO ESTAIS?

Hola, soy Jorge del Nozal, un amante de la poesía como vosotros y me he decidido a crear este espacio para compartir mi afición y poder llegar con mi voz y mi palabra a todo el mundo.

Os invito a que disfrutéis y compartáis conmigo este sentimiento convertido en palabra y voz.

En el blog encontraréis una recopilación de mis mejores poesías además de poder escucharlas a viva voz recitadas por mí. También me animaré a recitar a los grandes poetas que me inspiraron así como cualquier material que considere interesante.


Por último, pongo mi voz al servicio de todo aquel que quiera ver transformados sus poemas en poesía recitada.

Espero que disfrutéis y os relajéis con los contenidos y os hagan olvidar, aunque solo sea por un breve momento, los problemas de la vida cotidiana.

Gracias por visitarme y por vuestra participación.


Jorge

Seguidores

sábado, 13 de enero de 2018

UN SUEÑO MINERO ( JORGE DEL NOZAL)




Recita Jorge del Nozal



CARTA DE UN MINERO

Escribió un día un minero,

que en la mina no hay más silencio

porque falta hueco para haberlo,

que el sol que fuera existe,

aquí dentro solo es un cuento,

que cuando cuentas las cosas,

se nos rompen los silencios

y que las nubes del cielo,

aquí son piedras negras

que se pierden en el tiempo,

que las plantas son raíces,

que los ríos son regueros,

que los colores son neutros
que las palabras son voces

y  las voces, son los ecos,

los sonidos del carbón

al chocar contra los hierros.

Que los minutos son horas

que los tiempos son eternos

y el aire que se respira,

solo es polvo por momentos.

La lucha siempre la gana

el que pega primero

y la mina siempre pega

mucho antes que el minero,

pues su sitio no se ocupa

sin pagar un alto precio

3 comentarios:

Ame dijo...

Tu voz arrulla, Jorge, a la vez que emociona, llevas la poesía a un nivel majestuoso.
Me gusta que hayas vuelto, beso

María Perlada dijo...

Que bueno volver a leerte, Jorge, me alegra poder disfrutar nuevamente de tu poesia.

Un beso y feliz año.

Jorge del Nozal dijo...

Muchas gracias Ame y María, en realidad nunca me marche, siempre estuve ahí, pero en la clandestinidad jajaja.
Un abrazo