HOLA ¿COMO ESTAIS?

Hola, soy Jorge del Nozal, un amante de la poesía como vosotros y me he decidido a crear este espacio para compartir mi afición y poder llegar con mi voz y mi palabra a todo el mundo.

Os invito a que disfrutéis y compartáis conmigo este sentimiento convertido en palabra y voz.

En el blog encontraréis una recopilación de mis mejores poesías además de poder escucharlas a viva voz recitadas por mí. También me animaré a recitar a los grandes poetas que me inspiraron así como cualquier material que considere interesante.


Por último, pongo mi voz al servicio de todo aquel que quiera ver transformados sus poemas en poesía recitada.

Espero que disfrutéis y os relajéis con los contenidos y os hagan olvidar, aunque solo sea por un breve momento, los problemas de la vida cotidiana.

Gracias por visitarme y por vuestra participación.


Jorge

Seguidores

martes, 28 de mayo de 2013

UN SUEÑO DE AMOR Y CELOS


Foto Jorge del Nozal


Recita Jorge del Nozal



Anoche soñé contigo,
princesa del alma mía.
Convertiste el agua en fuego,
la tristeza en alegría.
y tus ojos fueron luz
que alumbraron mi vigilia
mientras escribía versos
que luchaban por su vida.
Corrías descalza en el monte,
saltabas sobre la hierba
y encontraste un cervatillo
herido sobre las piedras.
Lo abrazaste contra el pecho
y besaste su cojera.
La vergüenza me invadió,
sentía celos, de veras.
Soñé en el sueño, que huía
maldiciendo al cervatillo,
que robó la boca mía.
Esa boca que besaba,
sin maldad,
¡pero era mía!.
Quise despertar del sueño
para abrazarte, mi vida
y besarte con fruición
y sentir esa alegría
que este sueño me robó.
Pero mi sueño seguía ,
el cervatillo bramaba
y su dolor te angustiaba.
Le cubriste con tu ropa
y con un gesto de amor,
le llevaste a tu morada.
Le tendiste en tu lecho,
y curaste sus heridas.
Y los celos me mataban,
¡no podía soportarlo!,
tus manos le acariciaban,
tan suave, que hasta grite
para que tú lo soltaras.
Y mi grito lo escuchó,
hasta Morfeo en su cama.
Y apiadándose de mí,
guardó mi sueño en su casa,
lo encerró con cuatro llaves
y recuperó mi calma.
Ahora ya te siento en mí,
vuelve la paz a mi alma.

  Jorge.