HOLA ¿COMO ESTAIS?

Hola, soy Jorge del Nozal, un amante de la poesía como vosotros y me he decidido a crear este espacio para compartir mi afición y poder llegar con mi voz y mi palabra a todo el mundo.

Os invito a que disfrutéis y compartáis conmigo este sentimiento convertido en palabra y voz.

En el blog encontraréis una recopilación de mis mejores poesías además de poder escucharlas a viva voz recitadas por mí. También me animaré a recitar a los grandes poetas que me inspiraron así como cualquier material que considere interesante.


Por último, pongo mi voz al servicio de todo aquel que quiera ver transformados sus poemas en poesía recitada.

Espero que disfrutéis y os relajéis con los contenidos y os hagan olvidar, aunque solo sea por un breve momento, los problemas de la vida cotidiana.

Gracias por visitarme y por vuestra participación.


Jorge

Seguidores

domingo, 31 de marzo de 2013

RECITANDO A GARCÍA LORCA


Pastel de Jorge del Nozal


Recita Jorge del Nozal



Federico García Lorca



La sangre derramada



¡Que no quiero verla!

Dile a la luna que venga,
que no quiero ver la sangre
de Ignacio sobre la arena.

¡Que no quiero verla!

La luna de par en par.
Caballo de nubes quietas,
y la plaza gris del sueño
con sauces en las barreras.

¡Que no quiero verla!

Que mi recuerdo se quema.
¡Avisad a los jazmines
con su blancura pequeña!

¡Que no quiero verla!
La vaca del viejo mundo
pasaba su triste lengua
sobre un hocico de sangres
derramadas en la arena,
y los toros de Guisando,
casi muerte y casi piedra,
mugieron como dos siglos
hartos de pisar la tierra.
No.

¡Que no quiero verla!

Por las gradas sube Ignacio
con toda su muerte a cuestas.
Buscaba el amanecer,
y el amanecer no era.
Busca su perfil seguro,
y el sueño lo desorienta.
Buscaba su hermoso cuerpo
y encontró su sangre abierta.
¡No me digáis que la vea!
No quiero sentir el chorro
cada vez con menos fuerza;
ese chorro que ilumina
los tendidos y se vuelca
sobre la pana y el cuero
de muchedumbre sedienta.

¡Quién me grita que me asome!
¡No me digáis que la vea!

No se cerraron sus ojos
cuando vio los cuernos cerca,
pero las madres terribles
levantaron la cabeza.
Y a través de las ganaderías,
hubo un aire de voces secretas
que gritaban a toros celestes
mayorales de pálida niebla.
No hubo príncipe en Sevilla
que comparársele pueda,
ni espada como su espada
ni corazón tan de veras.
Como un río de leones
su maravillosa fuerza,
y como un torso de mármol
su dibujada prudencia.
Aire de Roma andaluza
le doraba la cabeza
donde su risa era un nardo
de sal y de inteligencia.
¡Qué gran torero en la plaza!
¡Qué buen serrano en la sierra!
¡Qué blando con las espigas!
¡Qué duro con las espuelas!
¡Qué tierno con el rocío!
¡Qué deslumbrante en la feria!
¡Qué tremendo con las últimas
banderillas de tiniebla!

Pero ya duerme sin fin.
Ya los musgos y la hierba
abren con dedos seguros
la flor de su calavera.
Y su sangre ya viene cantando:
cantando por marismas y praderas,
resbalando por cuernos ateridos,
vacilando sin alma por la niebla,
tropezando con miles de pezuñas
como una larga, oscura, triste lengua,
para formar un charco de agonía
junto al Guadalquivir de las estrellas.
¡Oh blanco muro de España!
¡Oh negro toro de pena!
¡Oh sangre dura de Ignacio!
¡Oh ruiseñor de sus venas!
No.
¡Que no quiero verla!
Que no hay cáliz que la contenga,
que no hay golondrinas que se la beban,
no hay escarcha de luz que la enfríe,
no hay canto ni diluvio de azucenas,
no hay cristal que la cubra de plata.
No.
¡¡Yo no quiero verla!!


domingo, 24 de marzo de 2013

EL HUÉRFANO


Oleo de Jorge del Nozal


Recita Jorge del Nozal




EL HUÉRFANO

Miraba al niño con pena,
acababa de nacer
y ya era huérfano de padre.
Un huérfano con reservas.
Su padre se fue a la guerra
a drogarse con las balas
que volando por el aire,
se chocaban con lo cráneos
de los hombres de esas tierras.
En las trincheras oculto,
recordaba a su María.
Retorciéndose de pena
y burlándose  del tiempo
vuelve a abrazar a su amada
vuelve, a acariciar su cuerpo
María esperando en casa,
recordaba su pasado.
Cuando…
 el amor y el tiempo se funden
formando un momento nuevo,
algo que solo existe
en el mundo de estos versos.
Coge a la mujer y al niño,
los envuelve en sentimientos
y volando en el presente,
los eleva hasta los cielos,
donde se encuentra su amor,
su ángel, su compañero.
Y un padre, que con sus rezos
conseguía aquel milagro
que el huérfano que nacía
sintiera aquel primer beso.
Ese beso de su padre
que añoraba sin saberlo.

lunes, 18 de marzo de 2013

MI REGALO

Foto Jorge del Nozal


Un día descubrí que haciendo felices a los demás, yo también era feliz. Pero Dios no me dio el don de la simpatía y me costaba llegar a la gente.
 Hace algunos años, alguien del mundo del teatro, me dijo que tenía una bonita voz y que si la trabajaba, podría conseguir lo que quisiera con ella.
Otro día me di cuenta, que la gente sonreía, lloraba de emoción y me agradecía cuando yo leía sus poesías. En una palabra, eran felices. Mi voz les había ayudado a valorarse más, a apreciar y sentirse orgullosos de lo que habían escrito.
Cuando me transmiten esa sensación de felicidad, yo también soy feliz y se abre un nuevo círculo para seguir trabajando la fuente de mi felicidad.

Pinchad Aquí, para ver  los que han aceptado mi regalo.

lunes, 11 de marzo de 2013

Cinco días recitando vuestros poemas

Quiero haceros un nuevo regalo que creo os puede interesar. Para descubrir de que se trata, no tenéis más que pinchar en el enlace y aprovechar ésta oportunidad.

Descubre aquí tu regalo

Espero vuestra participación  y muchas gracias a todos.